lunes, 19 de octubre de 2015

EL RUISEÑOR Y EL PAVO REAL ... En la amistad más sincera no existen ni la competencia ni las envidias. El buen amigo es mitad del alma de su amigo.

EL RUISEÑOR Y EL PAVO REAL

Un ruiseñor muy sociable no pudo hallar entre los suyos ningún amigo.

Pensó encontrarlo entre aves de otra familia, por eso se dirigió al pavo real.

- ¡Hermoso pavo –exclamó al verlo-, yo te admiro!

- También yo a ti, dulce ruiseñor – contestó el pavo real.

- Pues seamos amigos – continuó el ruiseñor.

Nosotros no hemos de tener envidia, pues tú eres tan agradable a la vista como yo lo soy al oído.

Y así fue como se hicieron amigos porque entre ellos no se hacían la competencia.

MORALEJA: En la amistad más sincera no existen ni la competencia ni las envidias. El buen amigo es mitad del alma de su amigo.

(Esta fábula con su moraleja fue escrita por Jean de la Fontaine).